Un fin de semana en Puebla

Viajar, esa acción que emociona e ilusiona a mucha gente pero que muchas veces se nos complica poder hacerlo, ya sea porque escogemos destinos lejanos , cuesta mucho y/o porque no tenemos suficiente tiempo para poder hacerlo. Es por eso que esta vez les comparto mi experiencia viajera de un fin de semana en Puebla, un destino cercano a la Ciudad de México.

Puebla desde las alturas.

Puebla es una ciudad colonial que se encuentra a tan sólo una hora en coche de la Ciudad de México y que no sólo es un destino de historia colonial, sino que también es un destino moderno con excelente gastronomía.

“Bienvenido caminante,

entra y cumple tu ilusión,

que si es discreto,

galante, cumplido, leal y glotón,

Puebla hace a su visitante,

más risueño y más panzón.”

 

El centro de Puebla es un éxtasis de color para la pupila.

Lugares que no te puedes perder en Puebla:

1-  El museo del Barroco

Llegando al Museo del Barroco en Puebla.

Me pareció un museo ES PEC TA CU LAR, de primera, con una arquitectura especial y bien presentado. Puebla es una ciudad icónoca del arte Barroco a nivel nacional y mundial. La limpia y moderna arquitectura de este museo esa joya de diseño  creada por el arquitecto japonés Toyo Ito.

Interior del Museo del Barroco en Puebla.

El museo está organizado de tal forma que al caminarlo haces un recorrido por el arte barroco, desde sus orígenes en Europa hasta el barroco mexicano, siendo Puebla capital del barroco Mexicano. Un claro ejemplo de esta corriente de arte es la Capilla del Rosario en el centro de Puebla.

 

2- Subir la “Estrella de Puebla” 

Esta rueda de la fortuna o noria es también conocida como la “Estrella de Puebla” y es la rueda panorámica más grande de América Latina.  Me encantó poder subir y ver la zona de Angelópolis en las alturas, es una zona moderna con un gran centro comercial, parques, restaurantes y bares que merece la pena visitar y disfrutar con calma.

El precio general es de $30 pesos por persona, pero si quieres  una góndola privada (VIP)  con cupo para 6 personas, entonces el precio es de $300 pesos.

Disfrutando de un atardecer desde las alturas…

Toma nota ya que los horarios son de lunes a viernes de 16:00 a 21:30 hrs / sábado y domingo de 11:00 a 21:30 hrs.

 

3- Subir al teleférico

Teleférico de Puebla.

Si subir a la Estrella de Puebla no fue suficiente, entonces te recomiendo que subas al Teleférico de Puebla que se encuentra en el Parque Paseo del Teleférico en frente al Mausoleo a Zaragoza, en la zona de los Fuertes de Loreto y Guadalupe. Este teleférico recorre una distancia de 688 metros a 58 metros de altura. Desde sus cabinas puedes ver panorámicas de los volcanes y la ciudad, pero también el mural urbano más grande del mundo que hace alusión a la famosa talavera poblana.

Vistas de Puebla desde el Teleférico.

Su precio es de $30.00  pesos viaje sencillo ó $50.00 el viaje ida y vuelta y sus horarios son lunes 14:00 hrs a 22:00 hrs. Martes a Domingo 10:00 a 22:00 horas.

 

4- Comer chalupas, enmoladas y chiles en nogada.

Chalupas, chile en nogada y mole poblano.

Mucha es la comida típica de Puebla, es muy variada y con gran combinación de sabores, pero si algo te puedo recomendar es que no te puedes ir de Puebla sin haber probado las Chalupas, las Enmoladas y los Chiles en Nogada.
El mole poblano es uno de los platillos más típicos y representativos de esta ciudad y es uno de los que más podrían sorprender principalmente a los extranjeros, ya que al estar hecho a base de chocolate y especias hace que cada platillo que lleve esta salsa, sea una explosión de sabores que enamorará a sus comensales.

Déjate sorprender por la comida poblana y disfruta cada bocado.

Tip: Al ser una comida tan condimentada recomiendo que lleven en su botiquín de viaje unos sobrecitos de sal de uvas o algún antiácido, lo digo por experiencia jejeje.

 

5- Pasear por el colorido centro de Puebla 

Caminando por el colorido Callejón del Sapo.

Pasear por el centro de Puebla es un goce, ya que sus calles vestidas de coloridos edificios coloniales son super agradables de caminar y te motivan a descubrir a pie el centro de la ciudad.
En tu caminar por el centro no te puedes perder visitar la espectacular Capilla del Rosario (patrimonio de la UNESCO), el barrio de los artistas donde puedes para un rato a tomar algo y admirar los cuadros que venden y pintan los artistas poblanos.

Coloridas fachadas en el Callejón del Sapo.

A un par de cuadras de este barrio se encuentra el Parián, un mercado de artesanías poblanas en donde puedes encontrar textiles locales y hasta talavera poblana. Muy cerca de ahí se encuentra el colorido Callejón de los  Sapos, conocido principalmente por sus tiendas de antigüedades y sus coloridas fachadas.

 

6- Subir a la Iglesia de San Sebastian en San Pedro de Cholula

Cerca de la ciudad de Puebla de Zaragoza o también conocida como Puebla de los Ángeles, se encuentra el Pueblo Mágico de Cholula. Este pueblo es un lugar que definitivamente tienes que visitar ya que sus calles con coloridas casas coloniales, sus múltiples restaurantes y la iglesia de San Sebastián son sus principales atractivos.

Subiendo a la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios en San Pedro de Cholula.

Lo más interesante de la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios es que a simple vista parece que está construida en la cima de una colina, mas no es así. Está construida sobre la parte más alta de la Gran Pirámide de Cholula o Tlachihualtépetl (del náhuatl cerro hecho a mano) y además es el basamento piramidal más grande del mundo ya que cuenta con 400 metros por lado.

 

7- Comer churros con chocolate en los portales de San Pedro de Cholula

Churros en los Portales de Cholula.

Si, lo admito, soy una glotona y me encanta disfrutar de estos placeres de la vida. Mi recomendación es que después de haber subido a la Iglesia de San Sebastián y pasear por las calles de Cholula, termines el día disfrutando de una buena ración de churros con chocolate. Hay varios tipos de chocolate caliente que van de maravilla con los crujientes churros. ¿Cuántos te atreves a comer?

 

8- Visitar la catedral de Puebla

Catedral de Puebla

Esta enorme catedral fue construida en su primera etapa en 1649, ya que aún le faltaban las fachadas y las torres, las cuales se tardaron muchos años más en construirlas, por lo que se considera que la catedral fue terminada en 1768. Un dato curioso de las torres de la catedral es que miden 70m cada una y por lo mismo son las más altas de Latinoamérica. El Altar Mayor es considerado una de las grandes obras maestras del barroco de México y se realizó entre los años de 1797 y 1818.

Órgano de la Catedral de Puebla.

Si no eres religioso no pasa nada, tómate tu tiempo y recorre la catedral por dentro y admira todo el arte que ésta tiene.

 

9- Salir de copas en el Distrito Sonata en Lomas de Angelópolis

Bar Salomé en Sonata, Lomas de Angelópolis, Puebla.

Para terminar la noche en Puebla el lugar perfecto es ir a Lomas de Angelópolis al distrito Sonata. Esta nueva zona de Puebla, además de transportarte a una puebla moderna, te lleva también a una gran oferta de restaurantes, heladerías y bares geniales.

Cenando en Wild Dog.

Mi recomendación es acabar el día caminando por Sonata, disfrutando de una cerveza en el McCarthy’s con el clásico ambiente de un Irish Pub  o comiendo un rico hot dog en Wild Dog, un lugar super original donde te sirven las papas fritas en platos para perros. Pero si lo tuyo es más de ir a un barecito más a gusto y coqueto, entonces la opción es Salomé.

 

10- Dejarte sorprender por la amabilidad y la cordialidad de los poblanos.

Feliz…

Sí, aunque usted no lo crea. Mucho se oye hablar de los poblanos en el país y no precisamente cosas bonitas. Por lo general se tiene la idea de que son hostiles, secos y un poco soberbios, pero la verdad es que este viaje me sirvió para abrir los ojos, romper un estigma y dejarme apapachar por los poblanos que super amablemente me recibieron en esta ciudad. Excelente servicio y atención al cliente tanto en el hotel, como hasta en la churrería del centro de Cholula. La gente fue super hospitalaria y me sentí totalmente bienvenida. Así que no te dejes guiar por los esquemas y estereotipos y déjate sorprender para bien.

 

Viajando por México.

Si quieres viajar desde la Ciudad de México puedes hacerlo en coche o en autobús. Yo fui en autobús comprando mis boletos online a través de la página Price Travel ya que también ofrece venta de boletos de autobús. Salí desde la Estación de Autobuses del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.  También a través de la página de Price Travel vi que hay vuelos de excelente precio entre Cancún y Puebla, así que ya no hay pretexto para poder viajar por México.

 

18 thoughts on “Un fin de semana en Puebla

  1. Holaaaa guapa!!!
    Creerás que nada más vía tweet y oh agradable sorpresa; chequé tu página y menuda impresión bien por ti.
    Invitas a conocer los lugares donde tus piecitos se han posado ya que tienes un estilo bastante agradable para describirlos.
    Pues bien dicho lo anterior tienes un nuevo y fiel fan.
    Espero te encuentres bien por donde quiera que te encuentres bendiciones al mil.
    Saludos cordiales.

    • Muchísimas gracias Salvador! Me hiciste el día con tu mensaje. Me da un gustazo saber que te gusta mi blog y los post que comparto con ustedes. Mensajes como el tuyo son los que me motivan a seguir con este proyecto.
      Muchos saludos viajeros 🙂

  2. Genial!!!!! Me encanta!!!!
    Sabes que eres más bienvenida a Puebla!! que bien la pasamos!!!! Y lo mucho que nos falta por recorrer y enseñarte al menos en esta ciudad.
    Habrá que planear la segunda parte jajajajajajaja 🙂

  3. Qué buen post!! Estuve en Puebla hace 2 meses y no logré hacer ni la mitad de esta lista… la próxima vez será! Jajaja. Me encantó estar en Puebla, es una ciudad muy linda y parece ofrecer mucho. Gracias por compartir tu experiencia allí!

  4. Nos presentas una ciudad atractiva,no hay duda. Desde qué ver a qué comer… Me han llamado varias cosas la atención pero lo que me parece más llamativo es ese paseo por el colorido centro de Puebla. Un abrazo.

  5. Ohhhh! Qué lindos recuerdos nos traes con este post! Nos encantos Puebla y lo curioso es que también comimos churros!! Jejeej. Un besote desde España!

  6. Yo me pido conocer ese Museo del Barroco y pasear por las calles llenas de color.

    ¡Ah! y para terminar tomar chocolate con churros, que me encantan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *