Mi viaje express por Montevideo, Uruguay

Montevideo, Uruguay

Montevideo, Uruguay

Después de haber pasado la mañana en Colonia de Sacramento y haber visitado su Barrio Histórico que pertenece a la lista de Patrimonios de la UNESCO decidí seguir mi camino a Montevideo en mi viaje express por Uruguay. Tan sólo 177  km separan a ambas ciudades por lo que en un par de horas se llega sin problema a la estación central de Montevideo. De ahí se puede ir en taxi por un precio bastante bajo o en autobús al centro de la ciudad.

Fachada de edificio antiguo en las calles del centro de Montevideo.

Fachada de edificio antiguo en las calles del centro de Montevideo.

Montevideo es la capital de Uruguay y está considerada como la mejor ciudad con calidad de Latino América. La gente es tranquila y amigable, van en su camino sin meterse con nadie. Algo que me llamó la atención en el camino de la estación al centro histórico es que la gente disfruta de los parques y sale a caminar y a beber mate para disfrutar del verano. Una frase que me hizo mucha gracia y que me contó el taxista fue que se dice que los uruguayos nacen con el termo para el mate bajo el brazo porque nunca se separan de él y por lo menos esa fue también la impresión que me dio.

Plaza de la Independencia.

Plaza de la Independencia.

Decidí ir directamente de la estación de autobús al centro histórico porque no tenía mucho tiempo y una amiga me había comentado que en su viaje de luna de miel le había encantado esa zona de la ciudad.

Caminando Montevideo

Caminando Montevideo

Montevideo fue fundada entre 1724 y 1726 por Bruno Mauricio de Zabala. Es una ciudad portuaria y amurallada debido a su geografía.

Portón de una casa en el centro de la ciudad.

Portón de una casa en el centro de la ciudad.

Al casco histórico de la capital uruguaya se le conoce entre sus locales como Ciudad Vieja y realmente es así. Sus edificios antiguos y poco cuidados provocan sentir que has cambiado de época conforme empiezas a caminar desde Plaza Independencia hacia él. Sus casas son grandes, majestuosas al estilo colonial, sus calles tranquilas que desembocan en plazas arboladas y la gente va a su ritmo.

Imágenes con las que se toparon mis pies viajeros en su andar por Montevideo.

Imágenes con las que se toparon mis pies viajeros en su andar por Montevideo.

Mi caminar lo empecé en la Plaza de la Independencia, una plaza moderna con grandes edificios que sirve como puente entre el Montevideo moderno y el viejo.

Plaza de la Independencia

Plaza de la Independencia

Conforme más caminaba me iba adentrando a un mundo paralelo. Me topé con un centro histórico un tanto abandonado, las calles estaban un poco dejadas y en las casas antiguas crecían plantas .

Caminando por el centro de Montevideo.

Caminando por el centro de Montevideo.

Los graffitis y el street art decoran la ciudad que en algunos momentos parece un tanto gris. Quizás esa sea la magia de esta zona de la ciudad, el sentir el paso del tiempo en ella.

Street Art en Montevideo

Street Art en Montevideo

El arte se siente al caminar pos sus calles.

El arte se siente al caminar pos sus calles.

En mi caminar me topé con locales que parecen sacados de principios de 1900, galerías de arte, verdulerías coloridas, y bares que te invitan a entrar y dejarte seducir por un rico vino uruguayo mientras disfrutas de cada segundo sin prisas de nada.

Autoservicio en el centro de Montevideo.

Autoservicio en el centro de Montevideo.

Tienda coqueta de chocolates.

Tienda coqueta de chocolates.

Hay tiendas de frutas y verduras  que de entre el gris de las casas de la Ciudad Vieja  alegran las calles con sus colores brillantes.

Tienda de frutas y verduras que alegran la vista.

Tienda de frutas y verduras que alegran la vista.

¿Alguien me puede explicar esto?

¿Alguien me puede explicar esto?

Seguí caminando hasta llegar al famoso Mercado del Puerto. Cuando llegué me di cuenta que no era lo que tenía en mente, sino que algo mejor. Mi concepto de mercado es de un lugar en el que venden frutas, verduras, carnes etc para llevarlos a casa y cocinar. Por lo general son mercados en los que el ruido ensordece y los colores impregnan los ojos.

Plaza del Mercado del Puerto.

Plaza del Mercado del Puerto.

Mercado El Puerto

Mercado del Puerto

Este mercado en cambio es un lugar a donde se va principalmente a comer una parrillada uruguaya. Es un poco sombrío y el olor a carne asada provoca empezar a salivar apenas se entra en el recinto.

Restaurante dentro del Mercado del Puerto

Restaurante dentro del Mercado del Puerto.

Bar dentro del Mercado del Puerto.

Bar dentro del Mercado del Puerto.

Las parrillas proliferan, sus carnes expuestas y los coloridos pimientos asados te hechizan los sentidos. Ir a este mercado es un éxtasis visual y olfativo.

Típica parrilla uruguaya.

Típica parrilla uruguaya.

Parrilla uruguaya en el Mercado del Puerto.

Parrilla uruguaya en el Mercado del Puerto.

Los camareros intentan conseguir comensales ofreciendo una pequeña degustación de vino al lado del asador.  Comer ahí es una delicia y vale la pena vivir esa experiencia.

Un traguito de vino de cortesía.

Un traguito de vino de cortesía.

Debido a que aún me quedaban algunas horas me fui a pasear por la ciudad. Antes de volver al puerto para emprender mi viaje de regreso a Argentina, decidí parar a comer en un restaurante que me encantó. Se llama Al Forno, tiene comida de primera y la atención directa del chef te hace sentir bienvenido y como en casa. Lo recomiendo ampliamente. http://www.restaurantealforno.com

Ensalada de chipirones en restaurante Al Forno.

Ensalada de chipirones en restaurante Al Forno.

Pescado al vapor al horno, una delicia del restaurante Al Forno.

Pescado al vapor al horno, una delicia del restaurante Al Forno.

El útimo Ferry que sale de Montevideo es a las 21:30 hacia Buenos Aires así que ya era hora de regresar a la capital argentina y disfrutar de los últimos días en esa ciudad.

No puedo decir que en tan sólo un día pude conocer mucho ya que éste fue un viaje relámpago que quizás nada más me ayudó a poder darme una ligerísima idea de lo que son estas ciudades y quizás si hubiera estado más tiempo, me habría conquistado más. Así que me queda pendiente volver para poder realmente disfrutar de este pequeño y verde país.

Mis pies viajeros despidiéndose se Montevideo. ¡A la próxima!

Mis pies viajeros despidiéndose se Montevideo. ¡A la próxima!

20 thoughts on “Mi viaje express por Montevideo, Uruguay

  1. Pingback: Mi viaje express por Montevideo, Uruguay | labrujulahostel

  2. Empezamos bien, abro el post y lo primero que veo es el culo de un caballo. No sabía que era la ciudad con más calidad de Latinoamérica, pensaba que Chile estaría bien situada, conque hacía Santiago más bien merecedora de tal honor.
    Parece que está bien para un paseo, aunque bueno, quizá no te dio tiempo suficiente para reseñar museos o lugares con actividades para visitar. A ver si regresas y nos cuentas

    • Vaya, no me esperaba un comentario así, pero bueno. La verdad es una ciudad que vale la pena caminar, por lo general en lo que más me enfoco cuando viajo y no tanto en museos. En cuanto a lo del culo del caballo… sin comentarios. Gracias por tu mensaje ¡Saludos viajeros!

      • Huy, perdona, no pensé que lo fueras a tomar a mal; iba en tono jocoso completamente!! Me hizo muchísima gracia abrir el post y encontrar esa foto.
        Disculpa si el comentario te ha parecido desabrido, estoy bastante enferma y seguro que eso ha influido en que la forma de escribir no sea muy adecuada.
        A mí me gusta pasear por las ciudades, me refería a que tu estancia fue corta y no te ha dado tiempo a investigar más a fondo, y que espero que puedas volver para que puedas contarnos más. Museos, mmonumentos o más caballos de culo, jaaa, por favor, no lo tomes de otro modo que no sea a chiste!!!
        No dudes en borrar mi comentario si no te gusta y contactarme por rrss para comentármelo.
        Un abrazo, Karla.

  3. Me encanta cómo cuentas tu visita a Montevideo, disfrutando de sus calles, me ha recordado a la forma en que yo viajo, así es como de verdad se conoce una ciudad.
    Por desgracia aún no lo conozco, me quedé con muchísimas ganas cuando estuve en Buenos Aires, a puntito de ir en barquito. Tendré que volver!
    Lo del mate lo sabía. Y vaya pintaza los chipirones!! Se comen solos!!
    Muchas gracias por tu post. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.