Dónde hospedarte en Ammán y visita a las ruinas de Jerash (Gerasa)

Arco de Adriano en las ruinas grecorromanas de Gerasa.

Arco de Adriano en las ruinas grecorromanas de Gerasa.

Después de casi 18 horas de vuelo y escalas, por fin llegamos a la capital del Reino Hachemita de Jordania, Ammán. A nuestra llegada al aeropuerto nos estaba esperando con una gran sonrisa (la primera de muchas más) un miembro de la Jordan Toursim Board para darnos la bienvenida e indicarnos dónde pagar nuestra visa de entrada. Tras pasar migración y recibir una segunda sonrisa por el agente de migración ya puedo decir que estoy en tierras jordanas. En el aire se respira hospitalidad y alegría y, después de darnos la bienvenida Omar en perfecto español, quien sería nuestro guía durante los siguientes 10 días, nos dirigimos a la salida del aeropuerto con nuestras maletas llenas de ilusión de empezar nuestra aventura. Salimos del aeropuerto y nos sorprendió mucho que hiciera frío, sí, estábamos a 8 grados y la mayoría no llevábamos ropa adecuada, así que toma nota y no olvides llevar un buen suéter.

Caminando por el Aeropuerto Internacional Queen Alia.

Caminando por el Aeropuerto Internacional Queen Alia.

Llegamos al hotel Four Seasons Amman, en el que nuevamente nos recibieron con una sonrisa.

Detalle que nos dieron de bienvenida al llegar al hotel. Queso de cabra en aceite de oliva y las mejores aceitunas negras que haya comido en mi vida.

Detalle que nos dieron de bienvenida al llegar al hotel. Queso de cabra en aceite de oliva y las mejores aceitunas negras que haya comido en mi vida.

Era media noche, por lo que al entregarnos las llaves de nuestros respectivos cuartos nos fuimos todos cual zombies a dormir, pero antes de eso, me devoré estas delicias que me estaban esperando en una mesita en mi cuarto.

Aún recuerdo como me abrazó esa noche esa cama de la cual me enamoré.

Aún recuerdo como me abrazó esa noche esa cama de la cual me enamoré.

Era apenas la primera noche en Jordania y aún no había visto nada, pero sabía que al día siguiente realmente empezaría todo.

Feliz feliz feliz de estar en Jordania.

Feliz feliz feliz de estar por fin en Jordania.

 Después de dormir como reina en esa cama super cómoda y reponerme un poco del viaje, abrí las cortinas de mi cuarto y la primera imagen que tuve de Ammán fue esta:

¡Buenos días Ammán! ¡Buenos días Jordania!

¡Buenos días Ammán! ¡Buenos días Jordania!

Temprano por la mañana  y después de haber desayunado riquísimo Ful de frijoles, que es el desayuno típico jordano, salimos rumbo a Jerash o Gerasa en español.

Ful - Fava Beans, desayuno típico jordano a base de frijoles cocidos en una olla de cobre a los que se les agrega paprika y varias especias más. Tiene un sabor entre salado y acidito.

Ful – Fava Beans, desayuno típico jordano a base de frijoles cocidos en una olla de cobre a los que se les agrega paprika y varias especias más. Tiene un sabor entre salado y acidito.

Gerasa es una ciudad grecorromana increíble que data del del año 63 a.C perteneciente a la Decápolis, diez ciudades romanas unidas para potenciar el comercio de la zona. Se localiza a unos 45 min de Ammán y se encuentra en muy buen estado. El costo de la entrada a este Patrimonio Nacional es de 8 JD, un precio decente por lo que pude comparar con otros sitios que visité a lo largo del viaje.

Mis primeros pasos viajeros fueron subiendo unas escaleras de piedra. Es increíble la sensación de caminar en el tiempo e imaginar la cantidad de gente que ya ha de haber caminado este lugar desde el siglo 6 d.C hasta la fecha; me pone la piel chinita.

Sigo caminando y de pronto levanto la vista, el arco de Adriano me mira desde lo alto y lo único que puedo hacer es intentar cerrar la boca ante esta belleza arquitectónica.

Este arco conmemorativo lo construyeron debido la visita de esta ciudad del Emperador Romano Adriano en los años 119 – 130 d.C.

Impresionante el Arco de Adriano, así se #viveJordania.

Impresionante el Arco de Adriano, así se #viveJordania.

 El aire es fresco, el día apenas empieza y hay poca gente recorriendo Jerash ya que somos de los primeros en llegar. Omar, el mejor guía de todos los que he tenido a lo largo de mis viajes, nos cuenta que este arco no era una puerta de entrada a la ciudad, sino que solamente era un monumento conmemorativo y nos lo demuestra con el piso que le rodea, las rocas siguen intactas y por lo mismo, no hay un camino trazado ni un piso plano que nos haga pensar que este arco fuera una puerta de acceso a la ciudad.

A un lado del Arco de Adriano podemos ver que no hay una calzada trazada, por lo que eso nos indica que era un arco simbólico.

A un lado del Arco de Adriano podemos ver que no hay una calzada trazada, por lo que eso nos indica que era un arco simbólico.

A un lado se encuentran las ruinas de lo que en algún momento fue un hipódromo. La verdad es que no hay mucho que ver ahí, por lo que decido seguir mi camino y adentrarme más a la ciudad en ruinas.

Me dirijo hacia la entrada de la ciudad, bordeada de una muralla de piedra que en aquel entonces la protegía. Siento el tiempo, siento la historia, siento que estoy adentrándome a un mundo paralelo que, a pesar de estar en ruinas, sigue en pie.

Entrada a Gerasa. A los lados se pueden observar las ruinas de la muralla que le rodeaba.

Entrada a Gerasa. A los lados se pueden observar las ruinas de la muralla que le rodeaba.

Caminando Gerasa se siente el tiempo, se siente la historia.

Caminando Gerasa se siente el tiempo, se siente la historia.

Paso por la Plaza Oval, una plaza grande con varias columnas que permanecen rígidas viendo pasar los años.

Plaza Oval.

Plaza Oval, se encuentra aún después de tantos años de antigüedad en perfectas condiciones.

De ahí, subo unas escaleras que quedan a un lado de esta plaza para poder seguir caminando entre ruinas hasta llegar al Teatro Romano, donde sus gradas simétricas, el eco de nuestros pasos e inscripciones en griego, nos vigilan como espectadores mientras hacemos nuestra entrada a un lado del escenario.

Escenario del Teatro Romano de Gerasa.

Escenario del Teatro Romano de Gerasa.

La gente se empieza a conglomerar, turistas locales y extranjeros, maravillados por las condiciones en las que se encuentra este teatro, no pueden evitar sacar fotos hasta de los más mínimos detalles. Decido subir las gradas y ver desde arriba la perfección de este lugar.

Vista del Teatro Romano desde lo más alto de las gradas.

Vista del Teatro Romano desde lo más alto de las gradas.

De pronto, dos músicos empiezan a entonar notas de una mágica gaita y un tambor que le acompaña. Se me llenan los ojos de lágrimas de emoción. Mi instrumento favorito, que sabía que también lo tocaban en Jordania, me da la bienvenida a este país, a este mundo paralelo, a este momento de mi vida en el que no puedo estar más que agradecida. Las primeras notas me recuerdan a la gaita que me dio la bienvenida en Santiago de Compostela tras haber caminado más de 160 km del Camino de Santiago.

Una vez leí que al terminar el Camino, cada quien tiene su propia bienvenida, creo que esta es también una magnífica bienvenida a mi caminar por Jordania. Bajo lo más rápido que puedo los escalones de las gradas para apreciar de cerca de estos músicos. Gente local como extranjeros nos reunimos a su alrededor para sacar fotos y video. De pronto, un grupo de señores jordanos se unen a esa música y entre cantos, bailes y palmas, le dan el toque final a esta increíble experiencia. Se respira felicidad y alegría; todos los presentes no podemos para de sonreír.

Al término de la música, después de un éxtasis musical y sensorial, hicimos intercambio de fotos con los músicos y con los jordanos que estaban presentes.

Imágenes con las que uno se topa caminando Jordania.

Imágenes con las que uno se topa caminando Jordania.

Dejamos el Teatro Romano atrás, seguimos el sendero para llegar a la iglesia bizantina de San Jorge, donde a pesar de estar casi completamente en ruinas, se puede ver un piso de mosaico en casi perfectas condiciones.

Mosaicos bizantinos en perfecto estado en la Iglesia de San Jorge.

Mosaicos bizantinos en perfecto estado en la Iglesia de San Jorge.

De ahí, seguimos caminando al Templo de Artemisa, con varias columnas e increíbles capiteles decorados al estilo corintio que en aquel entonces sostenían el techo y que ahora sólo permanecen ahí, decorando y vigilando desde lo alto.

Columnas del Templo de Artemisa con capiteles tipo corintio.

Columnas del Templo de Artemisa con capiteles tipo corintio.

Capiteles tipo corintio en el Templo de Artemisa en Gerasa, Jordania.

Capiteles tipo corintio en el Templo de Artemisa en Gerasa, Jordania.

Recorrimos durante un buen rato este Patrimonio Nacional, visitamos también el Templo de Zeus y el Ninfeo y mientras más recorría este mágico lugar, más me gustaba.ura

El Ninfeo de Gerasa, Jordania.

El Ninfeo de Gerasa, Jordania.

 

Es impresionante como después de tantos años de antigüedad se pueda sentir la vida que tuvo este lugar con tan sólo sentir bajo nuestros pies las rocas perfectamente labradas de las calzadas romanas.

Camino romano sobre el cual aún se puede caminar con nuestros pies viajeros.

Camino romano sobre el cual aún se puede caminar con nuestros pies viajeros.

 Y por si esto no ha sido suficiente, les comparto un mini video de 15 segundos de mi caminar por Gerasa.

 

 

 

12 thoughts on “Dónde hospedarte en Ammán y visita a las ruinas de Jerash (Gerasa)

  1. wow que pasada de viaje eh!!!! Se nota que te enamoraste de Jordania porque lo transmites en el post! Queda apuntado en mi lista de próximos proyectos viajeros! Jeje seguiré tu relato del viaje con mucho interés!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.