Huacachina, el único oasis natural de América y se encuentra en Perú.

Caminando el oasis natural de Huacachina.

Caminando el oasis natural de Huacachina.

Temprano por la mañana nos levantamos listos para poder ir a desayunar. Luis, nuestro Couch Surfer nos llevó a vivir la experiencia de uno de los mejores desayunos de mi vida. Fuimos caminando desde su casa hasta una zona de árboles de mango. Recorrimos un sendero en el que los mangos nos escoltaban y acompañaban en nuestro despertar. Luis se subió a uno de estos frondosos árboles y cortó unos cuantos mangos para que los probáramos. Los pelamos con las manos y los devoramos mientras el jugo nos escurría por la manos. Probamos varios tipos de mangos, unas 10 variantes de tamaños, colores, texturas y sabores. De todos los que probé el que más me gustó fue una variante de mango que se llama “Mango Manzano”. Debido a que estábamos hechos un asco, no pudimos sacar fotos de este momento, pero sólo puedo decirles que fue increíble y supo delicioso. Después de quedar todos pegosteosos, enmielados y satisfechos decidimos volver a casa para bañarnos y tomar nuestras cosas para dirigirnos a uno de los lugares más increíbles que visité durante mi viaje por Sudamérica: el desierto y oasis de Huacachina.

Esperando el taxi para ir a Huacachina.

Esperando el taxi para ir a Huacachina.

A 5 km de la ciudad de Ica se encuentra Huacachina, un oasis natural, el único en el continente americano. La verdad es que no sabía que esperar ya que varias personas me habían recomendado mucho este lugar mas creía que exageraban. Conforme nos íbamos acercando empecé a ver enormes dunas de arena. El taxi no es caro yendo desde Ica ya que la distancia es corta, mas es recomendable apalabrar desde un principio el costo de éste.

¡Bienvenidos a Huacachina!

¡Bienvenidos a Huacachina!

Llegamos y el taxi nos dejó a un lado de un hotel que da al oasis, el cual se dice que sus aguas anteriormente tenían poderes curativos debido a sus sales, hoy en día solo unos pocos se atreven a meterse, entre ellos Gabo y Lau, yo no me metí porque la verdad me dio un poco de asquito el agua verde.

Vista del oasis de Huacachina

Vista del oasis de Huacachina

Cuenta la leyenda que una joven llamada Huaca China estaba enamorada de un guerrero que tuvo que ir a una batalla en la cual murió. Fue tal su dolor que se fue a llorar sin cesar al sitio donde se habían conocido. De pronto un joven vio que estaba llorando, ella no quería que se le acercara por lo que salió corriendo y al ver que el chico la perseguía y estaba a punto de atraparla, ella se lanzó al agua y se quedó esperando bajo ella hasta que el chico se fuera. Pasó un tiempo y cuando por fin él se fue, ella quería salir de la laguna y no pudo ya que sus piernas se habían convertido en cola de sirena.

Oasis de Huacachina ¿No les parece increíble? Me encanta...

Oasis de Huacachina ¿No les parece increíble? Me encanta…

Hacía un calor tremendo, y mientras ellos disfrutaban del oasis yo descansaba sentada en la arena debajo de una palmera. A lo lejos veía en lo alto de las dunas gente caminar, no entendía cómo podían hacer eso a esas horas del día ya que la arena quemaba horriblemente y el calor sofocaba.

Descansando bajo las palmeras.

Descansando bajo las palmeras.

Esperamos a que pasaran unas horas, descansamos, dormimos bajo esas paradisiacas palmeras que amablemente nos daban sombra y un poco de brisa. Esperamos y esperamos sin prisas hasta que bajara el calor para así poder hacer un tour por las dunas con booggie y ponerle un poco de adrenalina al día haciendo Sandboard.

También se pueden rentar lanchas para remar por el oasis.

También se pueden rentar lanchas para remar por el oasis.

El precio varía entre 25 y 30 USD dependiendo de la agencia con la que contrates el tour, el cual puedes contratar ahí mismo. Al rededor del oasis hay un malecón y varios restaurantes en los que se puede comer rico y a buen precio o si prefieres bares para poder disfrutar con un pisco sour este lugar.

Listísimos en el booggie para empezar nuestra aventura por el desierto.

Listísimos en el booggie para empezar nuestra aventura por el desierto.

No sé como describir el paseo en boogie… fue de lo más movido y divertido. Éramos (somos) un trío de locos pegando de gritos histéricos y carcajadas ensordecedoras mientras el aire nos despeinaba y el buggie volaba por las dunas.

Dunas de arena del desierto de Huacachina.

Dunas de arena del desierto de Huacachina.

¿Quieren reírse un poco? Pues les comparto este enlace en el que pueden percibir un poco como es ir por estas dunas muertos de risa:

Diría que es como ir en una montaña rusa natural.

Boogie y dunas de arena... la mancuerna perfecta.

Boogie y dunas de arena… la mancuerna perfecta.

Tengo que decir que esos momentos fueron de los más divertidos de mi viaje y de mi vida. Dentro del plan estaba hacer también Sandboard, algo que nunca había hecho, ni en nieve… Así que me armé de valor y decidí intentarlo CARPE DIEM. Había dunas altísimas que a pesar de no sufrir de vértigo me imponían.

Un poco de pose antes de perder el estilo bajando esas dunas.

Un poco de pose antes de perder el estilo bajando esas dunas.

Aún así me puse mis rodilleras, coderas y me preparé para aventarme a la aventura. Me caí miles de veces, comí arena, me entró arena hasta lugares que ni sabía que existían en mi cuerpo e hice el ridículo, pero ¿Saben qué? Fue de lo más divertido, me divertí como nunca. Es una experiencia increíble que recomiendo a toda persona que vaya a este lugar.

¡¡¡¡Woohoo!!!!

¡¡¡¡Woohoo!!!!

Perooooo, eso no fue todo… Lo más increíble de todo fue ver y ser parte de un atardecer a lo alto de una duna, viendo como el sol bajaba hacia el horizonte arenoso.

Atardecer en el desierto de Huacachina

Atardecer en el desierto de Huacachina

No podía faltar mi foto de mis pies viajeros en el desierto.

No podía faltar mi foto de mis pies viajeros en el desierto.

Me dejó boquiabierta, me elevó espiritualmente, me hizo sentir parte de este mundo mágico en el que nos movemos y del que muchas veces no valoramos.

Una de mis fotos favoritas de todo el viaje por Sudamérica. Nostalgia viajera...

Una de mis fotos favoritas de todo el viaje por Sudamérica. Nostalgia viajera…

Piel de gallina, lagrimita en el ojo, sensibilidad a mil, felicidad y éxtasis total.

Sin palabras....

Sin palabras….

Haber ido a Huacachina ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, es uno de los lugares que recuerdo con nostalgia y al que regresaría sin dudarlo un segundo.

¡Afortunada viajera!

Y después de un día intenso me despido de este lugar mágico. ¡Hasta la próxima!

Y después de un día intenso me despido de este lugar mágico. ¡Hasta la próxima!

15 thoughts on “Huacachina, el único oasis natural de América y se encuentra en Perú.

  1. Qué sitio tan espectacular!!! Pensaba que los oasis solo existían en las películas, pero desde que estuve en Túnez y con el que acabas de describir sé que son verdad. Me encanta ese contraste de estar entre montañas de arena y agua, es tan sorprendente… me apunto este lugar en mi agenda viajera 😉 Saludos

    • Es realmente un lugar impresionante y mágico. Siempre pensé que lugares así solo existirían en medio oriente, pero fue una gran sorpresa poder conocer este sitio en mi continente. Te super recomiendo que vayas, estoy segura que te encantará 😉

  2. Vaya lugar tan chulo y creo que lo del Sand Board tiene que ser SUPER DIVERTIDO 😀 me ha gustado un montón el lugar.

    Creo que el mundo tiene el lugares increíbles que todos deberíamos de ver al menos una vez en la vida. Si vamos algún dia a Perú ( que iremos jeje) no nos perderemos en este lugar 😉

    ¡Un abrazo Viajera!

    • Fue genial haber conocido este lugar… jamás en mi vida imaginé que Perú tuviera un sitio así y me dejó encantada. Definitivamente no se lo pueden perder si van a este colorido y contrastan país. Un fuerte abrazo viajero 😀

  3. Qué sitio tan precioso Karla, no me extraña que sea uno de tus lugares favoritos del mundo, porque se ve impresionante. Ojalá pronto me decida a cruzar el charco y aventurarme por Perú, porque me encantaría conocer este sitio 😀 ¡Un abrazo fuerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.