36 horas de viaje por Mérida, Yucatán


Como ustedes saben, amo viajar y viajar es mi pasión. Desde principios de año he estado trabajando en un trabajo nuevo y en mi contrato me dan pocos días de vacaciones, por lo que decidí darle un giro a mi vida. Decidí viajar lo más posible sin importar si tengo días feriados o no, así que decidí viajar los fines de semana aunque fueran viajes flash…

Mi primer viaje express fue a Mérida, Yucatán en el sureste de México.

Desde hace muchos años había tenido ganas de conocer esa ciudad pero como está muy lejos de la Ciudad de México (donde vivo ahora) y con coche o autobús se lleva mucho tiempo para llegar, decidí irme en avión.  Si, mucha gente me ha tachado de loca, despilfarradora, etc por querer pagar un boleto de avión que tan sólo voy  a usar por menos de 48 horas. ¿Pero saben algo? No me importa… y tengo que decir que cada peso (moneda mexicana) que gasté en mi viaje lo valió.

Siempre me ha llamado la atención esta ciudad, por su historia, por la fusión de culturas que hay ahí y es uno de los motivos por los cuales decidí ir.

Bueno, después de haber volado casi 2 horas, llegué a Mérida  “La Blanca” nombrada así por su tierra y sus construcciones. Hacía un calor infernal y estuve a nada de derretirme, por lo que corrí a comprarme unos shorts de manta y una blusa sin mangas. Empecé desde muy temprano a caminar ya que mi vuelo llegó a las 9 de la mañana y no paré un segundo en todo el día. En mi hotel desayuné como reina por tan solo 50 pesos (menos de 5 USD) unos riquísimos huevos motuleños con jugo y café. Después de desayunar empezó mi recorrido por las callejuelas del centro hasta llegar a la plaza central donde paseé un rato y me comí un helado en la famosa heladería Colón.

Al medio día me fui a Uxmal, una zona arqueológica de la cual les voy a contar en otro post. Al regresar de Uxmal por la noche, me fui a pasear por el Paseo Montejo con unas personas que conocí en el tour por las ruinas . Ahí los sábados por la noche se hace una “fiesta mexicana” donde cantan mariachis y ponen puestos de comida. No olvides probar las Marquesitas, una especie de cucurucho-crepa  rellena de queso holandés y nutella; es una especialidad de la zona y a pesar de que suena exótica la combinación de sabores, está super rica. De ahí nos fuimos todos a un bar cubano a tomar mojitos, mas nadie se atrevió a pararse a bailar…

Al día siguiente, me levanté con calma y me fui nuevamente a pasear por la ciudad. Me fascinó poder observar la arquitectura de los edificios y escuchar a la gente hablar maya. Como no tenía mucho tiempo para pasear y recorrer la ciudad, decidí subirme al turibus. Se me ocurrió la brillante idea de sentarme en la parte de arriba, donde realmente pega el rayo del sol… ya se imaginarán el tomate que bajó de ese autobús… pero a pesar de eso, valió la pena ir arriba y tomar fotos sin nada que obstruyera mi visión.

Al regresar a la plaza central de Mérida, decidí ir a comer Cochinita Pibil. Fui caminando por distintas calles hasta dar con un restaurante en el cual la vendían. Estuve ahí comiendo feliz de la vida en la terraza hasta que se me acercó un chavo maya a platicar conmigo, me contó mucho sobre la cultura maya, sobre la importancia de las piedras y la energía para ellos.  Fue una plática sumamente interesante y amena que aportó muchísimo a mi viaje. Me recomendó ir a un lugar que se llama Mundo Maya en donde venden productos típicos, desde sombreros Hipi-hapa, hamacas, ropa, comida y todo tipo de piedras y todas las ganancias que generan van directo a las familias productoras sin intermediarios. Tienen un área llena de piedras de todos tipos que ellos utilizan en sus curaciones. Todas las personas que trabajan en esa tienda lo hacen como servicio a su comunidad, ya que no reciben sueldo alguno y vienen directamente de las comunidades maya que producen los productos que venden. Así que recomiendo que si van a comprar algún suvenir o algún producto regional, lo hagan ahí, porque no sólo se van a llevar algo muy valioso materialmente hablando, sino que van a ayudar directamente a estas familias que se sostienen de sus producciones artesanales.

Resultó que fui a la tienda porque sólo quería comprar mi sombrero Hipi-Hapa pero en cuanto entré pregunté por las piedras (no me pregunten porqué hice eso, ni yo lo entiendo) y un chavo de ahí me llevó al área donde las tienen expuestas. El caso es que el chavo que me llevó a las piedras resultó ser un chamán de su comunidad y entre plática y plática me hizo una purificación energética con piedras. Tengo que admitir que a veces soy muy escéptica , pero esta vez me impresionó. Me dijo cosas que yo en absoluto le había contado, cosas personales que por obvias razones no le iba a contar… fue una experiencia que no puedo explicar con palabras, lo único que les puedo decir es que salí de ahí feliz y  tranquila con ganas de volar… y así fue… ¡¡¡Me fui corriendo literal al hotel porque estaba a punto de perder mi avión de regreso!!! Encontré un taxi que me llevó al hotel y de ahí al aeropuerto y como no tenía que documentar nada, pude hacer el check in e irme directito a mi puerta de embarque…

Este viaje fue express y lleno de aventuras y experiencias que van más allá de lo visual, pero a pesar de que fue agotador, fue de los mejores viajes que he hecho.

 

Datos interesantes de la ciudad: Esta ciudad fue fundada en 1542 sobre las ruinas de la ciudad maya llamada T’hó por Francisco Montejo y León, un conquistador español muy importante. Al paso de los años, esta ciudad ha acogido gente de distintas culturas y nacionalidades, pero os principales son los españoles, franceses y libaneses, he ahí el porqué de la fusión de culturas en esta región.

La arquitectura de esta ciudad tiene una grande influencia de la arquitectura francesa, británica,  española, holandesa y maya. Los edificios más representativos de Mérida se localizan en la famosa Av. Montejo. A principios del siglo XIX esta ciudad creció mucho debido a las haciendas productoras de henequén y gracias a esto Mérida fue una de las ciudades más ricas del mundo en aquella época.

Mérida es la ciudad con mayor porcentaje de indígenas de todas las ciudades de México y en el 2000 fue nombrada Capital de Cultura de las Américas  ya que cuenta con múltiples museos , galerías de arte, restaurantes, teatros y todo tipo de tiendas.

Algo que me parece fascinante de esta ciudad es que el Maya sigue siendo la lengua materna de 1/3 de los habitantes de la ciudad y que a pesar de eso todos hablan también español.

0 thoughts on “36 horas de viaje por Mérida, Yucatán

  1. Muchas gracias Nadine 🙂
    Te recomiendo hacer esos viajes express, son lo mejor para cuando uno tiene poco tiempo para viajar… Mérida es una excelente opción para hacerlo. No se cuál es la palabra que quieres decir pero wenn du willst kannst du es einfach auf Deutsch schreiben und dann übersätze ich es auf Spanisch… ich kann Deutsch 😉

    • ay, dónde aprendiste alemán? bueno, nada más quería decir que parece que mérida es un buen lugar para estrenar los “viajes express”. en alemán sería algo como “mérida ist ein würdiges erstes reiseziel für die expressreisen”. creo que el 2013 va a ser el anio de los viajes express para nosotros. en enero, empezamos con tepoztlán 🙂 saludos!!

      • Hola Nadine!
        Muchas gracias por aportarnos tu perspectiva de viaje como extranjera por México. Me encanta saber que te guste tanto mi país y que estés interesada en promoverlo. Ich habe Deutsch gelernt wein mein Vater Deutsch ist aber auch weil ich in der Deutsche Schule studiert habe und mein Studium in Germanistik gemacht habe. Dann bin ich öfters in Deutschland gewessen und ein Jahr in Göttingen gelebt. Leider seit lange her habe ich nicht viel Deutsch gesprochen obwol ich in eine Deutsche Firma (Deutsche Bank) gearbeitet habe… Wann fährt ihr nach Tepoztlán? Da war ich im Oktober mit ein Freund aus München… Espero que les guste!
        Saludos, Karla

  2. sí, ya fuimos a tepoztlán! tomamos mucho pulque y asistimos en una ceremonia de temazal 🙂 impresionante!!! nos encantó y vamos a regresar algún día a ese lindo pueblo mágico!

  3. Yo fui al lugar de artesanías que mencionas “Mundo Maya” y las cosas que venden ahí están al triple del precio que en otros lugares cercanos, no me parecieron leales en sus ventas, además me dijeron que aprovechara solo ese día para comprar ya que el siguiente día ninguna tienda abriría, lo cual fue una mentira. Muy mala impresión de ese lugar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.