Pântano do Sul, un pueblo pesquero encantador al sur de la Florianópolis en Brasil.

Pântano do Sul

Pântano do Sul.

Ir a la isla de Florianópilis y no recorrerla es un sacrilegio viajero. En mi viaje a Barra da Lagoa decidí ir junto con mi amiga Lex a pasear por la isla y descubrir nuevos rincones. Un día en el que el clima no nos favoreció mucho, nos decidimos a tomarel primer autobús rumbo al sur de la isla.

En camino al sur de la isla.

En camino al sur de la isla.

No teníamos muy claro a dónde ir ni como haríamos para llegar allá, pero aún así lo intentamos. Tuvimos que cambiar dos veces de autobús hasta que por fin llegamos al punto más austral de la isla. Llovía y el viento no era muy caluroso que digamos, pero eso no nos detuvo para conocer Pântano do Sul. Llegamos y las gotas de una lluvia sutil nos dieron la bienvenida, mas a pesar de que llovía y estaba nublado decidimos ir corriendo a la orilla del mar.

A pesar de que la lluvia y las nubes nos recibieron así, la playa es divina.

A pesar de que la lluvia y las nubes nos recibieron así, la playa es divina.

Caminar por esa playa en la que la arena se tiñe de distintos tonos de gris, con un cielo gris pero con el mar verde contrastando el paisaje fue un todo un placer de la vida. Imágenes como esa son las que se quedan clavadas en la mente y el recordarlas provoca un suspirar constante.

Caminando por Pântano do Sul... me encantan las formas que se hacen con los distintos tonos de arena. Arte natural en el piso.

Caminando por Pântano do Sul… me encantan las formas que se hacen con los distintos tonos de arena. Arte natural en el piso.

Pântanto do Sul, pueblo pesquero en la Isla de Santa Catarina.

A pesar de lo nublado, el contraste de sus colores encanta.

De pronto la lluvia paró y decidimos buscar un lugar en la playa para que, con los pocos rayos del sol, nos pudiéramos “broncear”. El mar y el viento estaban fríos, pero a pesar de ello no podíamos dejar de estar tumbadas en la arena, en bikini sintiendo ese vientito frío penetrar por cada poro de la piel hasta llegar a la médula del hueso.

Cuando creí que el frío se estaba apoderando de mi, mi gran y querido amigo sol salió.

Mis pies viajeros disfrutando del sol y la playa.

Mis pies viajeros disfrutando del sol y la playa.

En un abrir y cerrar de ojos el lugar pasó de gris a colorido. Las imágenes que nos rodeaban de pronto se volvieron nítidas y con sentido .Imágenes que cautivan la vista y el alma.

Imágenes que cautivan el alma.

Imágenes que cautivan el alma. Por lugares así es que vale la pena viajar y conocer el mundo.

Este pueblo es como gran parte de los pueblos de la isla, un pueblo pesquero.

pantanal do sul yo

Encantada en Pântanal do Sul, Brasil.

"Peixaria" - Pescadería del pueblo.

«Peixaria» – Pescadería del pueblo.

Tiene dos atractivos principales, la playa y el restaurtante “Arante”. Después de pasar un rato tumbadas en la arena, pensando en la inmortalidad del cangrejo y observando mi alrededor, decidimos entrar a dicho restaurante, el cual por cierto, tenía lista de espera.

Restaurante Arante

Restaurante Arante

Por fin llegó nuestro turno y tan sólo poner un pie dentro de él, nos adentramos a un mundo alterno en el que el olor de los mariscos se apoderaba de nuestro olfato y de las paredes y el techo colgaban servilletas con mensajes, una imagen un tanto surrealista.

rest aronte

El restaurante ofrece una carta variada de bebidas y comida (principalmente mariscos) mas también puedes escoger el buffete. Yo decidí la última opción ya que quería probar distintos platillos de la zona, pero si tuviera que escoger uno que me cautivó fueron los mejillones hervidos en agua de mar, una delicia total.

Buffet en el "Restaurante Aronte"

Buffet en el «Restaurante Aronte»

Mejillones hervidos en agua de mar. Un platillo típico de la isla.

Mejillones hervidos en agua de mar. Un platillo típico de la isla.

Entrar a este restaurante fue una excelente decisión ya que además de buena comida el servicio fue excelente además de ser super simpáticos, pero supongo que se seguirán preguntando por qué había servilletas colgadas del techo y de las paredes… Bueno, pues estas servilletas llevan mensajes, nombres, fechas y sueños escritos en ellas. ¿De dónde surgió esta idea? Pues en 1958 Arante Monteiro abrió junto con su esposa una tienda en la que se vendían distintos productos como frutas y verduras para los pescadores del puerto y se le conocía como la “Bodega de Arante. La esposa de Don Arante, preparaba pescado y cuando el tiempo empeoraba, permitía que los aventureros y pescadores durmieran ahí. En la década de los 70’s, muchos estudiantes de otras provincias de Brasil iban a pasar el verano a esa zona y para poderse comunicar con amigos o conocidos que también estaban en la isla, les dejaban mensajes escritos en servilletas en dicha “Bodega”. Desde entonces se siguen escribiendo mensajes, pensamientos y saludos en todos los idiomas de la gente que visita este peculiar restaurante. La verdad es que me encantó y lo recomiendo totalmente.

Encantada en un mundo surrealista de mensajes en miles de idiomas...

Encantada en un mundo surrealista de mensajes en miles de idiomas…

11 thoughts on “Pântano do Sul, un pueblo pesquero encantador al sur de la Florianópolis en Brasil.

  1. Pantano do sul o pantano del sur es un lugar muy tranquilo ideal para disfrutar en familia tuve la suerte de vacacionar junto a mi familia y es un lugar maravilloso,ademas muy serca encontramos playa de armacao y de matadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.