Que hacer en Pie de la Cuesta y Laguna de Coyuca

DSCN2984

Después de 3 meses de espera el día llegó era hora de partir rumbo a Acapulco ya que nos volveríamos a encontrar con los viajeros con los que recorrí puebla, solo que esta vez en el Hotel BaXar en Pie de la cuesta. Este lugar queda a tan sólo 10 km de la bahía de Acapulco y es una barra de mar que da al Océano Pacífico por un lado y por el otro lado da a la Laguna de Coyuca. Es un lugar especial que convive con dos ecosistemas distintos y que ofrece varias actividades de esparcimiento y convivencia con la naturaleza y la gente local. El hotel no es muy grande pero es de buen tamaño y con habitaciones super agradables y decoradas con artesanías locales super coloridas.

Habitación hotel Baxar

Algo que me gustó mucho del hotel es que tiene un fuerte compromiso con la población local, todos sus trabajadores, decoradores, etc son de Pie de la Cuesta.Es un hotel comprometido con el medio ambiente y con su entorno si lograr perder el significado de comodidad. La comida es de primera, nos deleitamos con unos tacos de camarones capeados, pescado al pastor, un filete de huahuchinango en salsa de cilantro buenísimos.

Hotel Baxar
Esa tarde fue super especial y divertida, con cocteles Margarita de fresa y tamarindo y además nos acompañó un atardecer espectacular con una fusión de colores naranja, rojo, morado, amarillos etc. Ha sido una de las puestas de sol más IMPRESIONANTE que haya visto.

Atardecer Pie de la Cuesta
Entre risa y risa, llegó la noche. Con la brisa del mar, el sonido del romper de las olas, antorchas encendidas en la playa y las estrellas vigilándonos desde lo alto crearon un ambiente super acogedor y romántico… fue ahí cuando me di cuenta de que viajar sola y sin pareja no siempre es buena opción… Ese lugar tiene un ambiente mágico y habría sido doblemente mágico si lo hubiera podido compartir con ese alguien que te hace volar y en mi caso perder mis pies viajeros de sobre la tierra. Es un ambiente lunamielero totalmente…

DSCN2990

A la mañana siguiente nos esperaban grandes actividades organizadas por el hotel. Fuimos a la Laguna de Coyuca a hacer Paddel Surf y Kayak. Nos adentramos en el manglar y vimos aves de distintas especies y colores. Más tarde fuimos en lancha a recorrer la laguna, a ponernos mascarilla de barro de doña Polita, y a comer pescado a la talla.

Laguna de Coyuca

Mascarilla con Doña Polita

Como es costumbre en esa zona, la gente te recibe con un trago de mezcal, bebida de la costa centro del Pacífico Mexicano y del centro del país con altos grados de alcohol hecha a base de agave, y tanto Doña Polita como Don Aldegundo nos recibieron así y como siempre con una sonrisa en la cara.

Brindando con Mezcal

Don Alde nos contó que el pescado a la talla que él y su esposa preparan es siempre con la receta familiar que se ha ido pasando de generación en generación desde que su abuelo fundó la isla Montoro en medio de la Laguna de Coyuca junto con sus 7 esposas. La tradicion de tener muchas esposas ya no está vigente mas Don Alde nos la contó con gracia y muy orgulloso de sus orígenes, realmente fue un excelente anfitrión y el pescado estuvo DELICIOSO.

Don Aldegundo presentando el Pescado a la Talla

Pescado a la Talla
De regreso al hotel otra vez nos acompañó un atardecer fantástico, todavía más impresionante y colorido que el del día anterior… Momentos mágicos como esos pasan pocas veces en la vida y el poderlos vivir al lado de amigos los vuelven inolvidables…

Atardecer Laguna de Coyuca
Por la noche el dueño del hotel nos sorprendió con la cena y una fogata en la playa y la verdad es que ha sido de esos momento en los que lo pasas tan bien que es imposible olvidarte de ellos.

 Después de eso nos fuimos a dormir ya que estábamos agotados de todas las actividades que hicimos ese día. El ir a dormir a una cama super cómoda, con clima caluroso después de una velada tan especial y arrullada por las olas del mar no tiene precio…

Fogata en la playa de Baxar
Al día siguiente fuimos al Paraíso de los Manglares, un parque ecológico del otro lado de la laguna que cuenta con manglares y un pequeño «zoológico» de animales rescatados de circos y de casas que los tenían clandestinamente. En este lugar los recogen, cuidan y protegen para poder darles calidad de vida. Pudimos adentrarnos a pie por el manglar, acariciar lobos, tigres, jaguares y hasta cocodrilos.

DSCN3284

Después de pasar la mañana ahí llegó el momento de tenernos que despedirnos, el viaje había terminado.
En lo personal me gustó muchísimo ver que a tan solo pocos km de Acapulco hay un vasto mundo natural del cual pocas personas teníamos noción y con tan solo salirte un poco de tu zona de confort puede ser realmente enriquecedor.
Esto es sólo un pequeñísimo ejemplo de lo que México ofrece ¿Qué esperan para conocer más? Estos pies viajeros no parán…

Manglar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.